Conoce a los animadores del CDV16

jueves, 26 de abril de 2018

CELEBRAMOS EL PRECAMPAMENTO: UN FIN DE SEMANA PARA PREPARAR LA AVENTURA DEL CDV18


El Precampamento, celebrado el pasado fin de semana, ha reunido a más de una treintena de educadores de los CDV 2018, que han vivido unas intensas jornadas de convivencia, trabajo y oración para preparar la semana que los acampados vivirán el próximo mes de agosto.

El encuentro ha tenido lugar en Alhama de Murcia, donde los educadores pudieron interiorizar la temática del campamento de este año, comprobar la distribución de servicios y abordar las distintas actividades organizadas para los acampados; todo desde la oración, que ha sido central durante el fin de semana.


La acogida, que tuvo lugar el viernes 19 de abril, comenzó con un reto: quienes llegaran debían encontrar, para poder alojarse en la casa, un papel con su nombre escondido en los alrededores

Por la noche se sirvió la cena y se celebró, a continuación, una vigilia de oración que ponía las bases del Precampamento 2018 y que ponía fin a este primer día.


El sábado, después de la oración de la mañana y el desayuno, comenzó con un espacio de formación, a cargo de Miguel Ruiz, miembro de Acción Católica General y que presta su servicio en Cáritas Diócesis de Cartagena.



En el mismo se dieron algunas de las claves para vivir el campamento desde una experiencia de comunidad, y se profundizó en cómo materializar, en acciones concretas, palabras como alegría, perdón, empatía, rezar, Eucaristía, amistad, escucha, servicio o diversión, que recogen los valores de un campamento donde los monitores no se dedican a dirigir a los acampados de su grupo, sino a acompañarlos; y a ser para ellos, a través de su actitud, anuncio de un estilo de vida. 


Al terminar la formación, y transcurrido un breve descanso, los participantes salieron a los exteriores de la casa para tomar notas sobre la temática del campamento y sobre el lema de este año: “Ven, vívelo y compártelo”; todo en base a un documento que lo desarrolla punto por punto. El tema de cada día de la semana de campamento va a seguir una estructura básica –ver, juzgar y actuar–, y va a apoyarse en distintas parábolas del Evangelio.


La exposición de la temática de los campamentos fue acompañada, además, de una dinámica donde los educadores han trabajado aspectos como la comunicación, para reforzarlos y llevarlos a la práctica este verano. 


Pasado el tiempo de la comida, los educadores abordaron, en una presentación y a modo de recordatorio, los pormenores de la metodología campamental, atendiendo a la organización formal de los distintos equipos y a aspectos básicos como la seguridad, la alimentación, la higiene, los valores que contiene el campamento, o las normas que se deben seguir en el mismo.

También se anunció cómo será la distribución de animadores entre las distintas áreas de servicio y se comenzó la programación de las distintas tareas (cocina, mantenimiento , materiales, sanidad, campamento infantil, campamento adolescentes, comunicación, área de creatividad y fe, administración, coordinación) y sirvió también para revisar el horario previsto para la semana del CDV18 y empezar a preparar las actividades de cada una de las jornadas. 





El día se cerró con la velada que, después de la cena, llevó a los animadores a hacer varios juegos por equipos, disfraces incluidos, que han girado en torno al tema de la familia del CDV. Una velada donde la risa y el desenfado estaban asegurados.




La jornada del domingo, que ponía fin al Precampamento, comenzó de nuevo con la oración de la mañana para continuar después con las reuniones de los distintos equipos y seguir avanzando en la asignación y elaboración de las veladas y actividades de los campamentos, tanto infantil como de adolescentes.




A las reuniones les ha seguido un segundo espacio de formación, esta vez impartido por Omar Villar, de la parroquia Santiago Apóstol de Santiago de la Ribera y que presta su servicio en Cáritas Diócesis de Cartagena


El taller ponía el acento en cómo los monitores tienen un pulso –una historia personal, un carácter, un estado de ánimo concreto…–, los acampados el suyo propio, y los grupos de acampados, a su vez, un particular pulso que procede del conjunto. Una reflexión enfocada a cómo gestionar los emociones del grupo y de los propios educadores.


Los puntos tratados en el taller se han trabajado luego con varias dinámicas al aire libre donde los participantes han tenido que, en todo momento, actuar con la cohesión que requiere el formar parte de un mismo grupo, y colaborar unos con otros. 

El Precampamento ha concluido con la comida, la limpieza de la casa, y una breve revisión donde los participantes han intercambiado sugerencias e impresiones de lo vivido durante el fin de semana.

Unas jornadas donde se ha trabajado todo lo necesario para preparar la labor que los educadores desempeñan en los CDV18, y que ha permitido no solo avanzar en la organización y diseño de actividades, sino también en la interiorización de la temática del campamento y, sobre todo, en el compromiso de los animadores en una actitud de servicio que solo es posible sabiéndose instrumentos de Dios y del anuncio de su Buena Noticia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario